Gran fiesta de despedida de nuestra sede

Con gran convocatoria de ex alumnas, apoderados y profesoras, se llevó a cabo esta celebración.

El espíritu albamarino se sintió y fuerte este sábado 19 de noviembre: era la despedida de la sede. Un lugar que acogió a miles de familias durante casi 20 años, la segunda casa de alumnas y profesoras, dijo adiós y lo hizo a lo grande. 

Una gran fiesta, con cotillón, picoteo, gran música, karaoke, bailes y luces neón, recibió a decenas de ex alumnas, apoderados y profesores para despedir con ganas este edificio. Con ganas porque el agradeciemiento de todo lo que les entregó es eterno, pero también porque la felicidad por seguir creciendo es inmensa. 

Lo que quedó muy claro este sábado fue que este será  solo un cambio de sede, una cosa meramente externa, algo circunstancial, porque el corazón del Albamar, el espíritu del Colegio, vivirá por siempre en cada una de sus alumnas, ex alumnas, profesoras, ex profesoras, apoderados, ex apoderados, auxiliares, y en cada una de las personas que de alguna u otra manera han conformado, conforman y conformarán el tan apreciado espíritu albamarino.