Palabras de la Directora

 


Imagen foto_00000009

 

 

 

 

 

Queridas familias,

Quiero darles la bienvenida a todas, especialmente para quienes son nuevas Albamarinas. Espero que se sientan acogidas, y que sepan que estamos muy contentas de recibirlas. Que el nerviosismo de sentirse nueva se pase muy rápido, y se transforme en la ilusión de estar iniciando nuevas amistades.

También quiero darles una especial bienvenida a las alumnas de Primero básico. Les deseo que los próximos 12 años los vivan con el mismo entusiasmo que hoy refleja su sonrisa. Inician una etapa preciosa de sus vidas.

Y también creo que se merecen un saludo muy especial nuestras alumnas de IV Medio, porque las veo y no me cuesta nada recordarlas en preescolar, han crecido muy rápido, y ahora son las mayores, les deseo un año inolvidable, en el que puedan profundizar no solo en el saber, también en la amistad con sus compañeras y con Dios. Saben que cuentan con sus profesoras que están para apoyarlas en lo que sea necesario.

Este año les quiero proponer a todas un entrenamiento de alto rendimiento. No es un entrenamiento físico, es personal. Queremos formarnos para ser personas ágiles en el servicio a los demás, y para eso hay que conocerse, resistir a lo que cuesta y ser valientes para soñar en grande, saber ponerse en el lugar del otro, y dar a cada uno lo suyo, lo que corresponde y en todo ser moderada. En pocas palabras, un entrenamiento en Fortaleza, Templanza y Justicia.

Trabajar estos valores es trabajar en nuestro carácter y, por lo tanto, el modo como nos relacionamos con los demás y la manera en la que enfrentamos nuestro quehacer diario. Por ejemplo, su forma de entender el compañerismo, la amistad, el estudio, el modo de estar en clases, la asistencia regular, etc.

Es un plan de entrenamiento muy exigente, en el que el fruto no es ser mujeres exitosas; la meta es ser mujeres más libres, íntegras, para poder servir mejor y tener un corazón más grande.

Para esto, no estarán solas, además de tener la ayuda de Dios, estoy segura, que contarán con el apoyo incondicional de sus padres, y con el cariño de sus tutoras y de cada una de las profesoras del Colegio.

El lema de Albamar es “Ad lucem gaudentes per virtutem” se traduce en “a la Luz alegremente por la virtud”, este entrenamiento en virtudes no será de cualquier manera, será acompañado de la alegría, y no va a dirigida a cualquier parte, va dirigida al encuentro de cada una con la Luz, con Dios.

Les quiero desear a todas las profesoras un año de trabajo sereno, continuo, y que independiente de la contingencia, transmitamos siempre y en todo momento, paz, unión y optimismo.

Queridas alumnas, las invito a sumarse con entusiasmo en este entrenamiento. Que este año 2020 sea un año muy importante en el crecimiento personal de cada una, y que ese esfuerzo nos lleve a ser mejores personas y más felices. Así podremos decir, que hemos luchado por ser mujeres fuertes, templadas y justas, y que cuando se trabaja de manera seria en forjar valores, no hay batalla que se pierda.

Les deseo a cada una un excelente 2020.

Carla Tomarelli Rubio

Directora Colegio Albamar

  • Archivos para descargar